NUEVO MUNDO
Página

Claves para comprender a los defensores de la democracia de extremo oriente I


Gabriel Barceló

Domingo, 17 de Noviembre 2019


No disponemos de una información suficiente para valorar con rigor los disturbios que vienen sucediéndose, desde hace algún tiempo, en Hong Kong, pero tenemos indicios para suponer su verdadero origen. Posiblemente sea la primera rebelión ciudadana contra un modelo de sociedad digital muy peculiar.


Precisamente, la Revolución de los Paraguas, se inició en 2014 como protesta contra la propuesta de reforma de la ley electoral. Pero aun después de derogado ese proyecto, las protestas han continuado, especialmente en este año de 2019, trasladando su rechazo a la ley de extradición de la República Popular de China.
Las protestas de Hong Kong ya se dirigen contra el autoritarismo de China, y contra su sistema, trasmitiendo su mensaje desde la calle, intentando aumentar la presión sobre el Gobierno local de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, de la República Popular China.
Pero desgraciadamente para estos ciudadanos, su lucha tiene muy poco futuro, al menos en mi modesta opinión, y como a continuación exponemos.
 
Sistema de crédito social
Según describe Rafael Martinez Cortiña en su reciente libro (Tú) Nación Digital: China ofrece una referencia para la reflexión ética, por el uso intensivo de la tecnología por parte del gobierno. Partiendo de un sistema donde la confianza en las transacciones históricamente era baja e insegura, en 2014 el gobierno chino anunció un programa para la implantación progresiva de un sistema de reputación social.
Dicho sistema tiene como objetivo permitir a las personas y a las empresas contar con una nueva herramienta de confianza, el “crédito social”, que permita gestionar los recursos sobre la base de la confiabilidad de los interlocutores, sean personas o empresas. Comenzando en 2014, en el año 2020 ya sería un sistema unificado que permitirá controlar a 1.400 millones de personas y empresas, bajo un sistema de vigilancia masiva que utiliza tecnología de análisis de Big Data e inteligencia artificial con reconocimiento facial. En este caso, los algoritmos automatizados se han utilizado para estructurar datos recopilados del comportamiento de las personas, de acuerdo con la legislación del gobierno, redactada para ejercer el control de la población.
El sistema de crédito social chino es un registro nacional de reputación, desarrollado por el gobierno chino, para controlar a la sociedad digital.
Se inició su concepción en 2010, estando prevista para 2020 la generalización de su implantación. El sistema permitirá determinar un nivel de reputación individual de los ciudadanos chinos y de las empresas que operan en el país.
Pero si en el inicio pudo proponerse que era un procedimiento garantista para el comercio y las transacciones en la esfera privada, claramente ha ido evolucionando como un sistema de control y represión social de los ciudadanos.
El algoritmo pretende, en una sociedad digitalizada, medir el comportamiento social y confiabilidad de las personas y empresas, asignando niveles de reputación individual.
A partir de ello, el ciudadano puede acceder a beneficios y servicios, y en caso contrario, puede ser objeto de castigos en el acceso a determinados servicios.
Una persona con bajo nivel en esa escala, podría tener dificultades para conseguir un billete de tren o de avión, u obtener una cita médica rápida. Este procedimiento ha sido entendido como el nuevo instrumento de los sistemas de vigilancia y reprobación del Partido Comunista chino, en la sociedad digital. El sistema usaría los macro-datos de las personas, tanto públicos como privados.
 
Reputación social
Continúa así Rafael en su libro (Tú) Nación Digital: Para poder calificar a las personas, el gobierno chino extrae información de cada una de ellas, basada en sus activos financieros y en la huella digital derivada de su comportamiento en sociedad y en Internet. A través de la información obtenida, el gobierno chino puede obtener un perfil social completo de cada persona en cada momento del día, incluyendo su ubicación, sus amigos, sus registros de salud, sus seguros, sus mensajes privados en el dispositivo móvil y en redes sociales, sus fotos, su posición financiera, el tiempo que destina al ocio, sus estadísticas procedentes de su hogar inteligente, sus fuentes de información, su historial de compras y su comportamiento en las citas amorosas. Para ello, el gobierno chino ha llegado a acuerdos con empresas privadas de pagos (AliPay) y de citas (Baihe). La nota lo decide todo. Para aquellas personas con mejor crédito social se abre un mundo de beneficios, en forma de descuentos comerciales y menor precio en los servicios.
Para aquellas personas con menor nota, el mundo se va cerrando, hasta el punto que se les puede restringir el acceso a hospitales, trabajos, hoteles, vuelos, y centros de enseñanza, y se les restringe el acceso a Internet, permitiendo una conexión muy lenta, además de su inscripción en una lista negra pública. Ello no es lo peor, puesto que se considera que las personas poco confiables tampoco cuentan con círculos de confianza honestos. Por ello, una persona con baja nota social hace bajar la nota de todas aquellas personas con quienes interactúa. A través de tecnologías de geolocalización y reconocimiento facial, algunas personas se han visto castigadas por haber tenido relación con una persona “poco confiable”. A finales de 2018, se habían negado 5,5 millones de viajes en tren de alta velocidad y 17,5 millones de vuelos a personas que estaban en la lista negra digital. (The Sunday Morning Herald, 06.02.2019: Millions are on the move in China, and Big Data is watching).
Esos millones de personas ya no son confiables para el gobierno chino, ni para las otras personas.
Continuando con el ejemplo de China, las posibilidades de ejercer una “vigilatocracia” basada en inteligencia artificial han permitido proyectos piloto donde las personas ayudan a los gobiernos delatando a aquellos individuos que realizan prácticas religiosas, aunque sea dentro de sus hogares, al estar prohibido. Ello permite coaccionar a los practicantes de religiones y sectas para que renuncien a sus creencias e informen sobre sus prácticas místicas cotidianas. (Hong Kong Free Press, 27.02.2019: ‘Social credit scoring: How Chinas Communist Party is incentivising repression).
Este sistema no solo está haciendo desaparecer las sectas, y las prácticas religiosas no deseadas. También desaparecen ideologías políticamente no aceptadas, como el independentismo: El primer ministro chino declaró: Frenaremos las actividades secesionistas… (El diario.es: 05/03/2019) ¿Quién se acuerda todavía de los tibetanos, cuyo país fue invadido en los cincuenta?
Delatar a otras personas forma parte del sistema de confianza chino y aplicaciones que muestran "mapas de deudores impenetrables" geolocalizan los movimientos de personas con deudas pendientes, para que sus acreedores así como el resto de personas también puedan tenerlos geolocalizados 24/7. (Yu, Zhang, 16.01.2019: Hebei court unveils program to expose deadbeat debtors. Chinadaily.com.cn.)
 
Este parece que será el sistema aplicable a los ciudadanos de Hong Kong en un próximo futuro, inmersos en una nueva sociedad digital muy peculiar. Acostumbrados y educados en una cultura demócrata anglosajona, se comprende su incomprensión y su rechazo.

Lecturas 1204 veces |


Nuevo comentario:

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. El Club Nuevo Mundo se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. El Club Nuevo Mundo no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. El Club Nuevo Mundo podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otras entradas del blog en esta sección
< >

Lunes, 2 de Diciembre 2019 - 09:22 COP 25

Artículos | Pensamientos | Propuestas | Noticias


Nos anticipamos al futuro
Eduardo Martínez de la Fe
Este Blog ha sido creado por el Club Nuevo Mundo para recoger las iniciativas, reflexiones, experiencias y propuestas que sus miembros y socios quieran hacer llegar a la sociedad. Está estructurado en torno a 4 ejes temáticos: artículos, pensamientos, propuestas y noticias. A través de ellos, cualquier persona puede conocer lo que se está cocinando en el seno del Club Nuevo Mundo y comentar las diversas aportaciones.

Relación de Miembros del Club Nuevo Mundo





Síguenos en Facebook




Compartir este sitio
Síguenos
Facebook
Twitter
Rss
Mobile