NUEVO MUNDO





Gabriel Barceló
05/10/2019

¿Sabemos realmente quien invento la rueda? Hasta ahora no se habían hecho propuestas concretas, y solo referencias a la antigüedad de las representaciones pictóricas de carros o ruedas.
Hoy día, después de diferentes estudios genómicos, disponemos de nuevos criterios y podemos aportar novedosos indicios.


Define el Diccionario de la lengua española la rueda como: Pieza mecánica en forma de disco que gira alrededor de un eje. Esta definición es muy válida, tanto para el elemento de rodadura utilizado en el transporte terrestre, como para los mecanismos, como el torno de alfarero, que utilizan este elemento para transmitir energía. La rueda permite transmitir el movimiento lineal, en movimiento angular, y por tanto la energía de traslación en energía de rotación.
La invención del fuego y de la rueda son los paradigmas del inicio de la tecnificación de la humanidad, sin que hasta la fecha se haya podido identificar su verdadero origen. Es una máquina simple, pero fundamental en muchas aplicaciones tecnológicas, en especial en el transporte. Desde la invención de la rueda, la humanidad, y los ejércitos tenían una capacidad de desplazamiento limitado, que solo fue superada por la invención del ferrocarril.
A falta de testimonios fidedignos, la antigüedad de la invención de la rueda había sido deducida a partir de determinados indicios, como sus representaciones. Posiblemente la primera ilustración de un carro con ruedas aparece en la ciudad de Ur, en Sumeria, datándose en el año 3.500 antes de C.
De época aproximada es la representación de un carro con ruedas en La olla de Bronocice. Se trata de una cerámica grabada, y fechada por el método del carbono-14 entre el 3635 y 3370 a C. Esta representación se atribuye a la cultura de la cerámica cordada, y se exhibe en el Museo Arqueológico de Cracovia (Polonia).
A partir de aquí se encuentran referencias a la rueda o a los carros con ruedas en otras muchas civilizaciones, como los Hititas, el Antiguo Egipto, o la China En Egipto se desarrolla, hacia el año 1500 a C, una rueda de radios, protegidos por una llanta de madera, que permitían carros de guerra más ligeros y rápidos.
Los celtas incorporaron posteriormente también la llanta de hierro alrededor de la rueda del carro, pocos años después.
 
Estudios genómicos
Hasta aquí lo que los libros de historia nos dicen de la rueda, pero recientes estudios genómicos nos dan nuevos indicios sobre estos descubrimientos.
La cultura yamna se identifica por sus enterramientos en túmulos (Kurgán) y se data en la Edad del Cobre, o Era Calcolítica, e incluso a comienzos de la Edad del Bronce. Se supone situada en el sur de Rusia, en las estepas al norte del mar Negro y del mar Caspio, y entre ambos mares. También en los bosques templados del centro-norte de Europa y en la taiga rusa. Era una cultura predominantemente nómada, aunque practicaban algo la agricultura cerca de ríos y fortificaciones, podemos proponer que disponían de una economía agropecuaria, eran maestros en la domesticación del caballo, y posiblemente sus descendientes sean los actuales cosacos…
Los grupos de los kurganes, o yamnas, fueron asociados por Marija Gimbutas a la expansión por Europa de los idiomas indoeuropeos. Desarrollaron la metalurgia del cobre.
Precisamente los restos más antiguos encontrados en Europa de un carro con ruedas fueron hallados en el túmulo Storozhova Mohyla (Dnipropetrovsk, Ucrania), perteneciente a la cultura yamna. Cada túmulo puede contener varios enterramientos, por lo que pueden considerase mausoleos familiares.
 
Migraciones europeas.
Para muchos paleontólogos, la prehistoria europea fue el resultado de tres grandes desplazamientos de poblaciones.
1.- Cazadores, recolectores de África, hace 45.000 años.
2.- Agricultores y ganaderos desde Anatolia hace nueve mil años.
3.- Yamnas hace seis mil años.
Ya los periódicos adelantaron en octubre de 2018 que, según el genetista estadounidense David Reich, hace más de 5.000 años, grupos de pastores nómadas, con carros o a lomos de caballos, iniciaron la conquista de Europa, desde las estepas rusas. Eran precisamente los yamnas, que además de los caballos, disponían de una innovación tecnológica: carretas con ruedas que facilitaban la rápida ocupación de nuevas tierras.
Incluso llegaron a la península Ibérica, incorporando su genética en la población, según el referido investigador. En un reciente libro ha destacado los mensajes positivos que surgieron de su trabajo. Entiende que gran parte de lo que creíamos del pasado es incorrecto, pues ha llegado a la conclusión de que, conforme a los análisis de ADN realizados, todos estamos mezclados, y que todos estamos conectados de innumerables formas nunca antes imaginadas.
(https://reich.hms.harvard.edu/sites/reich.hms.harvard.edu/files/inline-files/2019_Olalde_Science_IberiaTransect.pdf)
En el mes de agosto, la revista National Geographic incluye un artículo del investigador A. Curry, en el que se plantea esta pregunta: ¿Quiénes fueron los primeros europeos? y sugiere que: Hace unos 5.400 años, todo cambió. De punta a punta de Europa, los prósperos asentamientos neolíticos menguaron o incluso desaparecieron.
En Europa esto es una novedad. En cambio, no lo era 1.300 kilómetros más al este. En lo que hoy conocemos como las estepas de la Rusia meridional y la Ucrania oriental, un grupo de nómadas conocidos como los yamnayas, o yamnas, una de las primeras poblaciones del mundo que montaron a caballo, habían dominado la rueda y estaban construyendo carros para acompañar a los rebaños en sus desplazamientos por las praderas.
Sus propuestas se argumentan también en los estudios de Reich; Pero los análisis genéticos, apuntan Reich y otros expertos, muestran que muchos individuos de la cultura de la cerámica cordada eran en gran medida sus descendientes.
 
La temida peste
En estos supuestos, confirma el autor que habían sido los yamnas los pueblos antecesores, que se expandieron rápidamente por Europa, a lomos de sus caballos o de sus carros. Pero esa rápida invasión, parece que incluía un agente perturbador peligroso: En siete de las muestras, además de ADN humano, los genetistas han detectado el ADN de una forma primitiva de Yersinia pestis, el bacilo de la peste que en el siglo XVI mató a aproximadamente la mitad de la población europea.
“Las epidemias de peste allanaron el camino a la expansión yamnaya”, afirma Morten Allentoft, biólogo evolutivo del Museo de la Historia Natural de Dinamarca, que participó en la identificación del ADN de la peste ancestral.
Trajesen o no la peste, de lo que no cabe duda es de que los yamnayas introdujeron en la Europa de la Edad de Piedra el caballo doméstico y un estilo de vida nómada basado en el uso de carros. Es más, al llevar consigo innovadoras herramientas y armas metálicas, es posible que acelerasen la entrada de Europa en la Edad del Bronce.
 
Idioma Indoeuropeo
Este trascendente estudio genético aporta también otro vector interesante en la investigación: la rápida propagación del idioma indoeuropeo por Europa y Asía. Para el autor: Se cree que todas esas lenguas evolucionaron a partir de un solo idioma proto-indoeuropeo, y las cuestiones de dónde se hablaba y por quienes son objetos de debate desde el siglo XIX.
Los proto-indoeuropeos migraron a Europa desde la estepa rusa, y no al contrario.
Aparentemente el estudio genético de Reich nos da solución a la rápida extensión de las lenguas proto-índoeuropeas, y a la naturaleza de las poblaciones europeas en el final de la Edad del Cobre.
 
Posibles conclusiones
Esos estudios nos permiten afirmar también que esas poblaciones yamnaya o yamnas, que hablaban un proto-indoeuropeo, portadoras de la peste, invadieron Europa y se extendieron rápidamente por Asía a lomos de sus caballos y montados en sus carros, lo que ninguna otra sociedad anterior aparentemente había hecho, y a una velocidad de desplazamiento que no fue superada hasta la invención del ferrocarril en el siglo XIX.
¿Estas posibles deducciones de los estudios de Reich nos permiten proponer que los yanmas fueron los inventores de la rueda y del carro? Es muy posible, aunque todavía no disponemos de una información suficiente y de datación exacta.
Lo que sí parece ser cierto es que los yamnas fueron los primeros pueblos en invadir Europa y Asia a lomos de caballos y montados en carros.
 

05/10/2019
05/10/2019 | Comentarios



Numerosos agentes sociales e institucionales se reúnen este 19 de octubre en Orea, Guadalajara, para conocer las oportunidades de transformación digital de la economía comarcal en el proyecto Europa Digital 2021-2017, en un acto organizado por el Club Nuevo Mundo y el Ayuntamiento de Orea.



03/10/2019
03/10/2019 | Comentarios



El catedrático Federico Morán y el doctor ingeniero de Montes Eduardo Rojas se han incorporado al Comité Científico del Club Nuevo Mundo, que añade así nuevas disciplinas estratégicas para la búsqueda de soluciones disruptivas a la problemática mundial que nos afecta a todos.



Be Digital, la ventana abierta al mundo digital, ha realizado este documental audiovisual sobre la presentación, el pasado 20 de septiembre en Madrid, del libro (Tu) Nación Digital, escrito por Rafael Martínez-Cortiña, editado por el Club Nuevo Mundo y publicado por Eolas Ediciones. El documental recoge momentos del cóctel celebrado con posterioridad a la presentación, que tuvo lugar ese mismo día en la biblioteca Eugenio Trías de Madrid.




Gabriel Barceló
24/09/2019

Más de 100 jefes de Estado y de Gobierno asisten a la Asamblea General de las Naciones Unidas convocada para el 25 de septiembre, siendo el cambio climático uno de los temas principales.
Simultáneamente se celebra la Semana del Clima, del 24 al 30 de septiembre, en la que tienen lugar más de 150 eventos sobre cambio climático.


 
Previamente, había sido convocada una CUMBRE DE LA JUVENTUD 2019 sobre el Clima, por las Naciones Unidas, en Nueva York, para el 21 de septiembre, en la que se reunieron jóvenes líderes, que se encuentran inmersos en el impulso de la acción climática. Un escaparate en el que presentar en las Naciones Unidas sus soluciones, y colaborar con los responsables en abordar el problema de mayor calado de nuestra era.
Posteriormente se ha celebrado la Cumbre sobre la Acción Climática (lunes 23 de septiembre) convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas:
https://www.un.org/es/climatechange/
Conscientes de que el cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo, nos encontramos en un momento decisivo para dar una respuesta global. El criterio mayoritario es que todavía estamos a tiempo de hacer frente a ese cambio climático, pero es necesario un esfuerzo sin precedentes de todas las naciones y de todos los sectores de la sociedad.
El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres ha organizado estos actos, con el fin de recordar el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y los objetivos de Desarrollo Sostenible.
La Cumbre de Acción Climática ha mostrado nuevas iniciativas de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil para alcanzar esos objetivos. El evento también ha proporcionado una plataforma para que los gobernantes, los países y las empresas demuestren cómo reducirán las emisiones, en al menos un 45 por ciento para 2030, y cómo poder llegar a la neutralidad de carbono para mediados de siglo.
Somos conscientes de que las emisiones a nivel mundial están alcanzando unos niveles sin precedentes, y posiblemente no hemos llegado a su cota máxima. Según los informes de la ONU, los últimos cuatro años han sido los más calurosos de la historia y las temperaturas invernales del Ártico han aumentado 3 °C desde 1990. Los niveles del mar están subiendo, los arrecifes de coral se mueren y estamos empezando a ver el impacto fatal del cambio climático en la salud a través de la contaminación del aire, las olas de calor y los riesgos en la seguridad alimentaria.
Las economías de los países también se están viendo afectadas por este cambio climático. Pero todavía existe esperanza, pues existen soluciones asequibles y escalables, que nos permitirán dar el salto a economías más limpias y resilientes.
Los últimos análisis indican que, si actuamos ya, podemos reducir las emisiones de carbono de aquí a 12 años y frenar el aumento de la temperatura media anual por debajo de los 2 °C, o incluso a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, según los datos científicos más recientes.
Para que sea efectiva y fiable esta planificación, se necesita la transformación completa de las economías de los países, siguiendo los objetivos de desarrollo sostenible, y sin aumentar la desigualdad económica.
La Cumbre ha reunido a gobiernos, sector privado, sociedad civil, autoridades locales y otras organizaciones internacionales para desarrollar soluciones ambiciosas en seis áreas: la transición global hacia energías renovables; infraestructuras y ciudades sostenibles y resilientes; la agricultura y ordenación sostenible de nuestros océanos y bosques; la resiliencia y adaptación a los impactos climáticos; y la convergencia de financiación pública y privada con una economía de emisiones netas cero.
La aceleración de las medidas contra el cambio climático puede fortalecer nuestras economías y crear empleos, al mismo tiempo que genera un aire más limpio e impulsa la conservación de los hábitats naturales y la biodiversidad y la protección de nuestro medio ambiente.
Las nuevas tecnologías y las soluciones ofrecidas por la ingeniería ya producen energía a un coste menor que la economía basada en combustibles fósiles. La solar y la eólica son actualmente las fuentes de energía más baratas en casi todas las principales economías.
Para asegurar que las acciones de transformación tengan el mayor impacto posible en la economía real, el Secretario General ha priorizado las siguientes carteras de acción, las cuales tienen un alto potencial para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y una acción global para la adaptación y la resiliencia.
  • Finanzas: movilización de fuentes de financiación públicas y privadas para impulsar la descarbonización de todos los sectores prioritarios y promover la resiliencia.
  • Transición energética: aceleración del cambio de combustibles fósiles hacia la energía renovable, además de la obtención de considerables ganancias en eficiencia energética.
  • Transición industrial: transformación de industrias como la petrolera, siderúrgica, química, cementera, del gas o de la tecnología de la información.
  • Medidas basadas en la naturaleza: reducción de emisiones, incremento de la capacidad de absorción y mejora de la resiliencia en silvicultura, agricultura, océanos y sistemas alimentarios, incluidos en la conservación de la biodiversidad, el impulso de cadenas de suministros y tecnología.
  • Acción local y en ciudades: avance de la mitigación y la resiliencia a nivel urbano y local, con un foco de especial atención en nuevos compromisos sobre edificios de bajas emisiones, transporte público e infraestructura urbana, y resiliencia para las personas pobres y vulnerables.
  • Resiliencia y adaptación: fomento de los esfuerzos globales para abordar y gestionar los impactos y riesgos del cambio climático, particularmente en las comunidades y naciones más vulnerables.
Además, existen tres áreas clave adicionales:
  • Estrategia de mitigación: impulsar las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) y las estrategias a largo plazo para conseguir las metas del Acuerdo de París.
  • Compromiso de la juventud y movilización pública: movilizar a las personas de todo el mundo para que actúen contra el cambio climático y asegurar que las personas jóvenes estén integradas y representadas en todos los aspectos de la Cumbre, incluidas las seis áreas de transformación.
  • Impulsores sociales y políticos: avanzar en los compromisos dentro de las áreas que afectan al bienestar de la población, como la reducción de la contaminación del aire, la creación de puestos de trabajo dignos, el fortalecimiento de las estrategias de adaptación climática y la protección de los trabajadores y los grupos vulnerables.
Han sido publicados informes, gestionados por la ONU, sobre la acción por el clima, la economía climática y los aspectos que ponen de relieve los impactos climáticos y sus soluciones:
https://www.un.org/es/climatechange/reports.shtml
 
Especial mención merece el informe de la ONU sobre la transición a una vía de crecimiento sostenible, y con bajas emisiones de carbono, que sugiere que esta política puede producir un beneficio económico directo de 26 billones de dólares estadounidenses hasta 2030: https://newclimateeconomy.report/
 
Podemos todavía ser optimistas: Se trata de rectificar la tendencia actual y los parámetros de deterioro alcanzados, de forma semejante a lo conseguido en la lucha contra el agujero de la capa de ozono, generado por las emisiones antropogénicas de compuestos clorofluorocarbonados (CFC), utilizados como fluido refrigerante.

24/09/2019
24/09/2019 | Comentarios






Alicia Montesdeoca Rivero
23/09/2019

Os dejo mi intervención en la presentación del libro (Tu) Nación Digital, de Rafael Martínez-Cortiña, el pasado viernes en Madrid...


La razón ilustrada y la razón sensible
La razón ilustrada y la razón sensible
 
Vivimos en unos tiempos dramáticos. La sociedad mundial se enfrenta a grandes retos que son consecuencias no previstas por la acciones de los seres humanos durante los últimos siglos. En estas circunstancias a las que nos enfrentamos, hay que asumir que sobre la cultura occidental, representada por los países denominados desarrollados, pesa la mayor responsabilidad sobre lo que nos acontece a todos.
 
Sin embargo, las mayores catástrofes las sufren aquellos países que no han gozado de tanto protagonismo ni tienen tanta responsabilidad en lo que sucede: la inmensa mayoría de los pueblos asiáticos, africanos y americanos del centro y sur del planeta, así como las regiones más desfavorecidas de los países desarrollados.
 
La racionalidad ilustrada motora de nuestra cultura, eminentemente masculina, tiene dos polos: uno es el que permitió los avances científicos y tecnológicos de los que hoy se gozan, el otro, el que ignoró muchas veces por soberbia, las leyes que posee la Vida.
 
Esta racionalidad ilustrada ha arrasado, con su expansión y sus ansias de dominio y de control, los recursos propios y los ajenos, sin considerar las consecuencias que eso traería consigo y que hoy podemos medir, por su generación de sufrimiento y de destrucción sobre los seres vivos y los entornos naturales que los acogen.
 
Se puede argumentar, y es un buen argumento, que la ciencia y la tecnología tienen, gracias al esfuerzo ciego, capacidad para revertir en el presente los efectos no deseados.
 
Así puede ser, pero sólo si a los frutos de la razón ilustrada se le acompaña con la menospreciada o ninguneada razón sensible, aquella que, desde las cualidades de lo femenino, desde los principios de amor, respeto y agradecimiento a la Tierra y a la Vida que ella nutre, nos dota de empatía, cooperación y colaboración con todos y hacia todos.
 
Esa simbiosis entre la razón ilustrada y la razón sensible generará una interacción nueva, creadora de más vida, que integre a todos los seres humanos y sus culturas, respetando y cuidando este hermoso y generoso hogar que llamamos Tierra y a todos sus habitantes.
 
Hoy, con la presentación de la obra de Rafael Martínez-Cortiña (Tu) Nación Digital, se pone en marcha un proceso innovador de aprendizaje cultural, donde ambas formas de creación humanas (la razón ilustrada y la razón sensible) se integran.
 
¡Manos a la obra y compartamos las experiencias y los conocimientos que de ella se deriven, para propiciar más esperanza en el futuro humano!
 

 

1 2 3 4 5 » ... 11
Nos anticipamos al futuro
Eduardo Martínez de la Fe
Este Blog ha sido creado por el Club Nuevo Mundo para recoger las iniciativas, reflexiones, experiencias y propuestas que sus miembros y socios quieran hacer llegar a la sociedad. Está estructurado en torno a 4 ejes temáticos: artículos, pensamientos, propuestas y noticias. A través de ellos, cualquier persona puede conocer lo que se está cocinando en el seno del Club Nuevo Mundo y comentar las diversas aportaciones.

Relación de Miembros del Club Nuevo Mundo





Síguenos en Facebook




Compartir este sitio
Síguenos
Facebook
Twitter
Rss
Mobile